Agustín Ulanovsky: “Entrevista a Luis D’Elía”

por Agustín Ulanovsky, director del blog Punti IL, y autor de entrevistas para
la Revista de Medio Oriente en Boston.
19 de mayo de 2011

No comparto la gran mayoría de los pensamientos de Luis D’Elía, pero confieso que disfruté el intercambiar visiones con él. En la previa a la entrevista, me preguntaba a mi mismo: ¿debo limitarme a preguntar, escuchar y repreguntar o, en su lugar, debo discutirle a D’Elía cada afirmación que haga que contraríe mis propias visiones? Elegí una mezcla y, en última instancia, confío en que serán los lectores quienes saquen sus propias conclusiones. Soy consciente que muchos probablemente criticarán el publicar algunas de las más provocativas contestaciones del entrevistado y hasta la falta de alguna réplica o repregunta que hubiesen hecho. Sea como fuere, rescato que el líder piquetero, pese a saber de antemano la diferencia entre nuestras visiones, accedió a tener esta entrevista de buena gana, algo valioso en una Argentina reacia al libre intercambio de puntos de vista disímiles.

Luis D'ElíaLuis D’Elía no es un personaje cualquiera. Ha sabido trascender en la escena nacional gracias a un discurso duro, que no duda en reivindicar al odio y a la violencia. No obstante, mi sensación fue que la candidatura que lo tiene «deshojando la margarita» lo ha obligado a moderar dicho personaje y dar lugar a una faceta más amable, medida y abierto, más allá de algunas provocadoras afirmaciones.

Abiertamente y sin tapujos, Luis D’Elía asume el rol que viene ejerciendo desde hace años: ser el principal defensor público de Irán en Argentina. Una posición sumamente delicada tras las firmes y sólidas acusaciones que el Estado argentino y la Comunidad internacional sostienen contra importantes funcionarios del régimen iraní por los atentados cometidos aquí contra la Embajada de Israel (1992) y la AMIA [Asociación Mutual Israelita Argentina] (1994), que tuvieron el saldo trágico de 109 vidas. Se lo nota a D’Elía informado y bien preparado para defender a Irán pero admito que el móvil de su activa defensa de Irán no me terminó de convencer: ¿se expone a tantas críticas por sólo la admiración que asegura profesar por el imán Jomeini y la cultura iraní?

A Luis D’Elía le gusta decir que no es un «integrista iraní» y por ello acepta deslizar una crítica a regañadientes contra Irán por el cambio de sexo obligatorio que el Estado impone a los homosexuales. Sin embargo, se lo advierte demasiado permisivo en otros asuntos: dice no conocer las patéticas aberraciones contra las mujeres iraníes, defiende la «revisión» del Holocausto promovida por Ahmanidejad, diluye el gran tinte autoritario y antidemocrático que el sistema teocrático iraní implica y no condena las veladas amenazas que el presidente iraní ha dicho contra Israel. Asimismo, «las operaciones que las agencias occidentales y pronorteamericanas realizan» son su habitual ardid para desviar el foco en respuestas comprometedoras.

Se lo podrá criticar por muchas cosas pero hay que reconocerle a D’Elía ser un buen argumentador y manipular hábilmente cuanto recurso tiene para criticar al Estado de Israel. Por ello, me extrañaron las dos insólitas ideas con las que el líder piquetero cerró al final de la entrevista. El abogar porque el Estado de Israel fuese creado en las ruinas de la Alemania de posguerra como «castigo por lo ocurrido durante la Shoá» desconoce los profundos lazos históricos que unen y legitiman la relación del pueblo judío con la tierra de Israel. Asimismo, el describir a Jesús como un hombre de «religión judía y nacionalidad palestina» no tiene fundamento histórico alguno y solo busca forzar la identificación del líder cristiano con una nacionalidad que se constituyó como tal al menos 19 siglos después.

Entrevista

Agustín Ulanovsky: Usted es uno de los referentes en la izquierda argentina. ¿Qué significa ser de izquierda hoy por hoy en nuestro país?

Luis D’Elía: Bueno, yo me identifico más con la izquierda nacional. De alguna manera es avanzar y creer en la integración latinoamericana, creer en una política de derechos humanos en contra de la impunidad, tener como ejes económicos la distribución de la renta nacional y la distribución de las ganancias empresariales, hacer una discusión fuerte sobre la soberanía en términos políticos y económicos y trabajar por la democratización de la sociedad en defensa de las minorías.

AU: Cuándo se refiere a minorías, ¿de qué tipo de minorías habla?

LD’E: Religiosas, sexuales, étnicas.

AU: A nivel comunitario, su posicionamiento frente al tema Irán, Israel y demás le ha traído bastantes críticas. Para entrar al tema a nivel global, ¿qué le genera a usted que tantos ciudadanos en el mundo árabe estén reclamando mayores libertades y democracia?

LD’E: Me parece normal que estén reaccionando contra monarquías autoritarias de neto corte neoliberal conservador, pronorteamericanas, que tienen autoridades inmensamente ricas y pueblos que viven una paupérrima situación económica. Es natural que hoy reaccionen desde su cultura religiosa, con el islam como aglutinador de la unidad y planteando nacionalismos populares revolucionarios como alternativa a esas monarquías.

AU: ¿Cómo explica que haya revueltas también en Irán y Siria?

LD’E: Son situaciones distintas. En Irán hay una oposición, que es Moussavi, que perdió las elecciones y que alguna vez fue él quien gobernaba. La situación de Irán es distinta. Es una teocracia, aquí se vende la teocracia como autoritarismo y es no conocer la teocracia porque la teocracia lo único que hace es garantizar el perfil ideológico y religioso de los candidatos a presidente. En la última elección hubo cuatro candidatos.

AU: Sin embargo, esos candidatos son pre seleccionados por el Consejo de Guardianes.

LD’E: Acá también había un límite hasta el año 94, había que ser católico. Entones no critiquemos a los musulmanes. Acá hubo casi 200 años de institucionalización en los cuales había que ser católico para ser Presidente, bueno allá hay que ser musulmán. Ellos tienen consagrado para las minorías un régimen especial. Yo por ejemplo conocí al diputado por la minoría judía, que era un pibe muy joven. En Irán viven 50.000 judíos y hay bastantes sinagogas, viven sin ningún tipo de problemas.

AU: A uno le llama la atención el doble discurso. La defensa del pueblo egipcio en su momento fue razonable pero la izquierda selecciona sus causas dependiendo de sus conveniencias…

LD’E: Yo he apoyado todas las causas que hay pero no creo que sean del mismo tipo. Las peleas que hay en Irán, estas revueltas de Moussavi son cuestiones electorales, como las puede haber en Argentina.

AU: ¿Y en el caso de Siria?

LD’E: Bueno, en Siria hay una corriente autoritaria, un sistema que debe democratizarse pero donde también hay operaciones raras porque la revuelta no la encarna la operación política sino quienes contrabandean económicamente con Egipto y otras zonas. Ahí hay un mix raro de componente económico también pero nadie niega que ése sea un gobierno autoritario que necesita democratizarse. No es el caso de Irán donde hubo elecciones y cuatro listas.

AU: ¿Las acusaciones de fraude desde su punto de vista son infundadas?

LD’E: Bueno, acá Carrió acusó de fraude al gobierno en la última elección. Son naturales en muchos países. A mí no me consta. Es más cuando el líder religioso Rafsanjani pidió que se aportaran pruebas, la verdad es que Moussavi no aportó nada. Inclusive hubo el fraude de esta chica inglesa, acallado por la prensa occidental, de que fue asesinada por un servicio inglés, no precisamente por un iraní.

AU: A nivel nacional usted uno de los máximos defensores del régimen iraní, ¿qué es lo que lo impulsa a hacerlo?

LD’E: En el 80, el Sha Reza Palehvi era un hombre de los Estados Unidos en la región. Todas las reservas iraníes en dólares estaban en Estados Unidos, reservas que fueron expropiados por los gobiernos norteamericanos. Irán tenía una economía absolutamente dependiente. Con su regreso a Teherán, el imán Jomeini generó un espacio muy fuerte de nacionalismo popular revolucionario, que los militantes de la izquierda nacional en los 70 somos muy sensibles. Desde el comienzo uno admiró esta corriente de pensamiento que llevó a Irán a la reindustrialización, a una economía absolutamente independiente, a elevar el estándar de vida de su gente y a abrir las posibilidades del crecimiento y desarrollo para todos los ciudadanos. Son ellos los que asumen la Constitución de neto corte islámico en un país que tiene desde el año 610 al Islam y es un país con una tradición cultural de más de 6.000 años. Entonces, querer imponerle categorías occidentales a Irán, me parece un hecho de una torpeza muy grande. Yo fui siempre un admirador del imán Jomeini y de lo que él implicaba.

AU: Con esto de categorías universales, en Derecho se estudian mucho los derechos humanos y la realidad es que éstos tienen un corte occidental. ¿Hasta qué punto se puede dar la dicotomía entre lo que es el multiculturalismo, el respetar a las distintas culturas y los derechos humanos?

LD’E: Yo vi como en Irán conviven católicos ortodoxos, judíos, zoroartristas y musulmanes sin ningún tipo de problema. He visitado todas esas comunidades, que juntas expresan un 20% de las minorías religiosas en ese país, y las he visto convivir sin ningún tipo de problemas.

AU: Usted marcaba algunos logros de Jomeini y sus seguidores pero hay algunos aspectos del régimen iraní que han sido criticados. Es evidente que el trato a la mujer en Irán no es igualitario y que penalmente, la legislación es mucho más dura comparado a los hombres. Por ejemplo, ¿cuál es su posición frente al tema de la lapidación de mujeres?

LD’E: No conozco la legislación iraní, estuve en Irán varias veces y creo que las mujeres juegan un papel central en la vida iraní. No me gusta conocer Irán a través de los operativos de las agencias occidentales pronorteamericanas que siempre tienden a demonizar para después justificar cualquier agresión al demonio. Yo no vi un maltrato de las mujeres en Irán, es más hace muy poco se especulaba con la lapidación de una mujer que primero se dijo por adulterio y luego finalmente había asesinado al marido y acusada de narcotráfico (Nota de autor: se refiere al caso de Sakineh Mohammadi Ashtiani). Paralelamente, había una norteamericana, Teresa Lewis, una mujer border que también había matado al marido. ¿Cuál es el resultado? La norteamericana está muerta y está señora iraní todavía está viva porque en el islam hay una serie de procedimientos que duran 5 años y que inclusive corren con un beneficio que en Occidente donde hay pena de muerte no. Si la familia de la persona asesinada te perdona, el Estado también.

AU: Si, pero también usted sabe de algunas diferencias llamativas. Por ejemplo, quienes son condenados a ser lapidados son puestos en el hoyo y si logran escapar con vida son perdonados. Los hombres son enterrados hasta la cintura y las mujeres hasta los hombros. Además, uno ve los videos y son terribles.

LD’E: Yo creo que eso es mentira, yo nunca vi a nadie pese a que estuve en todo Irán. Al contrario, cuando el Sha Reza Pahlevi intentó occidentalizar las costumbres a punta de fusil, la primera resistencia fueron las mujeres. Yo vi a la mujer jugando papeles fuertes. Fui con mi mujer además que es experta en igualdad de género, una de las más importantes militantes en Argentina y la verdad que en muchas cosas vio mejor trato a la mujer en Irán que en Argentina.

AU: Usted fue uno de los que más apoyó la Ley de Matrimonio igualitario, de hecho estuvo en la marcha de orgullo gay y en ese sentido tuvo un rol bastante loable. Usted sabe que la posición del gobierno iraní frente a los homosexuales dista de ser bueno. Hace poco estuvo el vocero del gobierno de Ahmanidejad en Brasil para intentar retomar las buenas relaciones con Brasil después del cambio de gobierno y dijo: «En la República Islámica de Irán no hay gays», desconociendo esta situación tal como lo hiciera Ahmanidejad y agregó «Es un acto feo que ninguna religión divina acepta y tenemos la responsabilidad humana, hasta divina, de no aceptar este tipo de comportamiento porque existe una amenaza a la salud de la humanidad».

LD’E: Por ahí Occidente dice también que se los ahorca a los homosexuales. Lo primero es que vas a ver que el 10 de marzo hay un pedido de disculpas de Dilma Rousseff al gobierno iraní diciendo «A diferencia de Lula, yo me dejé operar por las agencias occidentales y hoy después de comprobar muchas de las falsedades que se dicen, pido disculpas». Retomaron las relaciones y es posible que nuevamente viajen los presidentes. Yo no estoy de acuerdo al tratamiento que se da a la homosexualidad pero acá se miente. Acá se dice que se los ahorca a los homosexuales y no pasa eso, lo que pasa en Irán es el cambio de sexo obligatorio que lo paga el Estado. Yo no estoy de acuerdo con esa medida pero tampoco con que se mienta a Occidente. Por eso te dicen que no hay homosexuales porque lo cambian de sexo.

AU: O sea un hombre pasa a ser mujer para el Estado.

LD’E: Claro. Bueno, acá hay mucha gente que lucha por cambiar su sexo.

AU: ¿Entonces eso sería una medida progresista?

LD’E: No, no la es y no la comparto, pero no comparto que se mienta acá con que se los cuelga. No es cierto. Yo no hago integrismo iraní pero también es cierto lo que dicen. Los que condenan la homosexualidad son todas las religiones. Judía, católica, musulmana. Todos. Los judíos apedreaban este tipo de situaciones.

AU: ¿Hace cuánto?

LD’E: No importa. Yo vengo de la concepción judeocristiana, yo fui católico práctico y me hago cargo.

AU: Pero uno apuesta a que ha habido un progresismo en cada religión que permite hoy no ver eso.

LD’E: Pero hay una condena moral hoy. La religión judía, católica y musulmana, las tres condenan moralmente la homosexualidad. No estoy de acuerdo, por eso yo voy a la marcha de orgullo gay, marcho con los gays y soy amigo de Irán, ¿cuál es el problema?

AU: Más allá del nivel religioso, lo que importa es el nivel estatal. En Israel, que es un Estado judío, no es condenada la homosexualidad y es aceptada. Eso es lo que uno tiene que promover.

LD’E: Tendría que verlo… Acá recién ahora y tuvimos que dar una batalla fenomenal porque la Iglesia católica argentina se opone y el homosexual es un pecador para la religión nuestra porque si no estamos demonizando al Islam.

AU: Es obligatorio tocar la negación y ponderación que hace Ahmanidejad al Holocausto.

LD’E: Yo lo que escuché no es que él niega el Holocausto, es una falsedad de las agencias occidentales. Ellos lo que hacen es revisar el Holocausto como hecho histórico y llevaron a un connotado judío víctima de los campos de exterminio, Norman Finkelstein, que escribió un libro que se llama «La industria del Holocausto» que él también dice que muchos dirigentes judíos falsearon los números del Holocausto por razones económicas y el tipo se re calentó y dijo «Nadie va a manipular la sangre y la vida de mi familia». Ellos lo revisan como hecho histórico.

AU: Eso no justifica algunas barbaridades que se escuchan ni que haya quienes maliciosamente pongan en duda lo ocurrido con el nazismo. Usted puntualmente, ¿qué opina sobre el Holocausto?

LD’E: El Holocausto fue una tragedia de la humanidad, es algo que nos tiene que ayudar a luchar por las víctimas de cualquier causa en el mundo pero no tiene que servir para justificar las atrocidades del sionismo sino para que toda la humanidad lo tenga como bandera de las víctimas de cualquier pueblo del mundo. Acá en nombre del Holocausto, invaden Palestina.

AU: A uno le genera resquemor cuando lo escucha a usted decir que es comparable lo que hace Israel con el gobierno nazi.

LD’E: Bueno, yo creo que son dos nazis. Liberman y Netanyahu son dos nazis. Un ejército como el israelí, el quinto ejército del mundo, que tiene en sus arsenales 200 bombas atómicas, que ataca un pueblo como el palestino que no tiene Estado ni ejército y hace lo que hicieron en Gaza, eso es ser nazi. ¿Qué diferencia hay entre lo actuado por los nazis contra el Ghetto de Varsovia con el Ghetto de Gaza?

AU: Muchas. Una es un genocidio racial para borrar a un pueblo, el otro es principalmente un conflicto político.

LD’E: No entremos en ese tema porque lo de Israel deja mucho que desear. Yo estoy de acuerdo con la fórmula que dice «Dos pueblos. Dos Estados». Ahora, Israel tiene su Estado y pone el grito en el cielo cada vez que algún Estado reconoce al Estado palestino. Como han hecho últimamente con Argentina, que lo llamaron a Timerman para tirarle de las orejas de por qué Argentina había reconocido después de 60 años al Estado palestino. Eso es una vergüenza.

Luis D'Elía

AU: ¿Cuando dice que hasta a favor de «Dos pueblos. Dos Estados», contraría lo que dice Ahmanidejad que hay que borrar a Israel del mapa?

LD’E: Bueno, ellos nunca reconocieron a Israel ni la decisión de la Sociedad de las Naciones. Es una posición política de ellos.

AU: ¿Le parece aceptable eso?

LD’E: ¿A vos te parece aceptable que Israel después de 60 años no reconozca la soberanía argentina en las Malvinas? Yo como argentino diría que no reconozco al Estado de Israel hasta que Israel no reconozca la soberanía argentina en las Malvinas. Cuando Israel lo reconozca, lo reconoceré. En el último viaje, Timerman le reclamó a Liberman y a Netanyahu cómo es que ellos todos los años votan en contra de nuestra soberanía en Malvinas.

AU: En eso estamos de acuerdo. Uno tiene que tener la amplitud para decir que no todo lo que hace el gobierno israelí uno lo apoya. Desde ya, hay cosas a favor y en contra.

LD’E: Por eso, nuestras criticas son solo a los gobiernos. Con el pueblo judío, yo no tengo ningún problema.

AU: ¿Por qué tanta fricción entre la comunidad judía y usted? ¿Se arrepiente de algo?

LD’E: Yo no comparto la visión que hay sobre el caso AMIA, yo creo sinceramente que Irán no fue el que hizo ese atentado. Volver a imputar a Irán en el segundo juicio después de 14 años tiene más que ver con una necesidad de la política exterior norteamericana-israelí que con la búsqueda de justicia en la AMIA. Esto que reveló Kollmann, un periodista judío argentino, el cable de Wikileaks donde muestra cómo Estados Unidos y la Embajada americana aprieta a Nisman para que no investigue ninguna otra hipótesis, sólo la hipótesis Irán. Eso tendría que haber sido añadido al expediente y eso tiñe de sospecha todo ese expediente, como tiñe de sospecha la actuación de la CIA y el MOSSAD, con uniforme, removiendo escombros y recolectando pruebas. Eso viola la soberanía judicial argentina.

AU: Hay casos históricos de colaboración entre agencias de inteligencia.

LD’E: Pero no recolectando pruebas en el lugar del crimen. Eso es violar la soberanía judicial argentina. Es un disparate.

AU: Volviendo a la pregunta. Con respecto puntualmente a la comunidad judía independientemente que haya intereses cruzados porque la comunidad judía suele defender a Israel, ¿cree que hubo algún gesto suyo que pudo haber sido mal interpretado?

LD’E: Yo creo que hay un sector de la dirigencia judía muy vinculado a la derecha israelí y me parecen que se equivocan. Creo que algunos están pegando un giro grande, empiezo a ver diferencias entre Memoria Activa, la AMIA y la DAIA y yo no sé si la AMIA y la DAIA hoy tienen la misma posición respecto a estos episodios. Comparto la teoría de la Presidenta de la República en Naciones Unidas, que el juicio debería hacerse en un tercer país lo que significa admitir que en Argentina no hay garantías.

AU: O es también una concesión al gobierno iraní para que coopere…

LD’E: Es admitir que en tu país no hay garantías. Lo único cierto es que de los ocho imputados, el único tipo que fue juzgado, Hadi Soleimanpour, fue sobreseído y tuvo que ser indemnizado.

AU: Pero se le volvió a abrir la causa.

LD’E: Arbitrariamente, todos sabemos que hay un principio jurídico que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho.

AU: Luis, usted es candidato para estas elecciones…

LD’E: Todavía no, estamos ahí deshojando la margarita. La única vez que fui candidato, y ahí te va a sorprender a vos, mi co-equiper era un judío: Eduardo Slutzky, un gran amigo.

AU: En las elecciones de gobernador de 2003, ¿no? Ahí no le fue muy bien…

LD’E: 50.000 votos. Sólo nos pudimos presentar en 18 distritos de 135. Hoy estamos en otras condiciones, tenemos una estructura más armada.

AU: Si usted fuera electo, ¿en qué modelo de estado se inspiraría más: un modelo iraní o israelí?

LD’E: No, el modelo kirchnerista. Yo no quiero ser ni más ni menos que lo que le va bien a la Argentina y el kirchnerismo es un modelo interesante para un mundo en crisis.

AU: Usted invitó al acto público de MILES al Embajador de Irán, ¿esto se basa en su amistad y relación con Irán?

LD’E: Sí, es la segunda vez que el Embajador iba al Luna Park. La primera vez lo invitó Andrés «Ciro» Martínez de los Piojos en la presentación del CD «Ciro y los Persas», que tuvo un fuerte apoyo de la Embajada de Irán. Conmigo era la segunda vez que iba al Luna Park.

AU: ¿Hay algún aspecto del estado israelí que a usted le parezca rescatable?

LD’E: Bueno, creo que lo que fue en su momento todo el desarrollo cooperativo israelí es una de las salidas de la economía de cualquier país del mundo. Lamentablemente, eso Israel lo dejó atrás. La concepción socialista de los kibutz fue arrasada por la derecha israelí. Hoy es una de las páginas de la historia israelí, de lo mejor. También rescato que durante la última guerra en Gaza, hubo marchas de más de 100.000 israelíes en contra de eso. Acá eso no se dice pero yo estoy informado. Yo creo que ahí podría haber paz pero tiene que haber voluntad.

AU: Si, pero voluntad de las dos partes.

LD’E: Sí, pero una tiene Estado y la otra no.

AU: Pero no por la culpa israelí.

LD’E: No, pero yo te hago una pregunta a vos, dura. Alemania fue la responsable del Holocausto.

AU: Con mucha complicidad europea.

LD’E: Exacto, como cuando por ejemplo ninguno aceptaba el exilio de contingentes judíos sabiendo que se venía la guerra.

AU: Argentina tampoco. En 1938 hubo una reunión en Evianne, a la que fueron 32 países. El único que aceptó judíos fue República Dominicana que aceptó 100.000 judíos.

LD’E: Pero hubo en Argentina fuentes corrientes migratorias judías.

AU: También hubo fuentes corrientes migratorias nazis.

LD’E: Acá hubo de todo. Como con España también, hubo muchos republicanos y franquistas. Mi familia es republicana pero también hubo del otro lado. Yo digo… ¿por qué sobre los escombros de la Alemania derrotada no se creó el Estado de Israel? ¿No hubiese sido justo?

AU: ¿En Alemania? Yo creo que Israel está fundado en un lazo histórico ancestral con esa tierra. Uno cuando reza, mira a Jerusalem. La historia nacional del pueblo judío está en Israel.

LD’E: Bueno pero en épocas de Jesús, Jesús era de nacionalidad palestina y de religión judía.

AU: Cuando Jesús estaba, la soberanía era judía bajo el imperio romano.

LD’E: Había una religión judía muy fuerte, Jesús era judío, pero era de nacionalidad palestina.

AU: ¿A qué se refiere con que era de nacionalidad palestina?

LD’E: El judaísmo fue una religión hasta que alguien dijo no somos más una religión, somos un Estado.

AU: Dentro de las corrientes de movimientos de liberación nacional que hubo en el siglo XIX y XX. A fines del siglo XIX, ¿cuántos Estados había? Muy pocos.

LD’E: Hasta Theodore Hertzl (el judaísmo) era una religión, después pasó a ser un Estado.

AU: No. Si se quiere, hasta Theodore Hertzl el judaísmo era sólo una religión, a partir de allí es una nación que es distinto, que justifica un Estado-nación en el marco de los Estados naciones.

LD’E: Seguro pero durante miles de años fue una religión extendida en todo el mundo, como el catolicismo o el Islam.

AU: La gran pregunta es: ¿si existen 57 países que se declaran musulmanes, por qué no puede haber un Estado que se declare judío?

LD’E: Bueno, está bien…

AU: Con esto nadie dice que no debe existir el Estado palestino, es una realidad histórica.

LD’E: Pero los países musulmanes primero fueron países y luego musulmanes. No había población de otro tipo en ese lugar.

AU: Cuando se declara el Estado de Israel, había judíos en todo el mundo árabe que fueron obligados a emigrar tanto como fueron obligados a emigrar algunos refugiados palestinos en Israel.

LD’E: Por eso, complicado porque a mí siempre se me enseñó que Jesús era de nacionalidad palestina y de religión judía.

AU: Igualmente, el término «Palestina» nace después de Jesús, en el 70 d.c. cuando los romanos quieren borrar todo vestigio del pueblo judío ahí, cuando destruyen el segundo Templo. Lo reflotan de la historia del término «filisteos», para borrar la identidad judía a Jerusalem. Con esto uno no dice que luego no haya habido musulmanes pero también hay muchas críticas al mundo árabe.

LD’E: El Vaticano en verdad es un Estado simbólico que tiene diez cuadras como mucho y es la administración mundial de una religión. Alemania causó semejante daño a la humanidad, pagalo. Mataste 6.000.000 de judíos, hacete cargo.

AU: ¿Crear un Estado judío hubiera sido un castigo entonces?

LD’E: ¿Por qué no? ¿Cuántos países pagaron con su soberanía inequidades?

AU: ¿Eso se justifica?

LD’E: Claro, hicieron una de las barbaries más grandes de la humanidad. Que se haya recompuesto ese Estado como si nada hubiera pasado, que raro…

-Vía Punti IL.

Dejar un comentario

Popn tu comentario debajo o trackback de tu web. También puedes suscribirte a los comentarios via RSS.

Tu email nunca se compartirá. Campos obligatorios marcados con *